Un concepto interesante de las culturas orientales es el de las etapas del camino a la maestría: su-ha-ri

  • su (守): aprender los fundamentos (las recetas y técnicas), lo que nos ofrece una base que nos sostiene para crecer, como la tierra a los árboles. Los chinos la llaman di (地), que significa tierra.
  • ha (破): aprender los principios e incorportarlos a la práctica, ofreciéndonos la posibilidad de prestar atención al contexto, para moldearnos con él desde una mirada más amplia.
    Para los chinos esta etapa es la del humano, conocida como ren (人) en la cual estamos listos para empezar a aprender.
  • ri (離): aprender de la propia práctica, los que nos ofrece la posibilidad de dejar huella. Curioso que los chinos la llamen tian (天), que significa cielo. En este estapa no hay pensamiento consciente, actuamos fluidamente por instinto. En este camino los maestros encuentran distintas maneras de dejar huella: desde la belleza, la capacidad de asombro, la gratitud, la esperanza, el sentido del humor, la espiritualidad (virtud de trascendencia) y otras tantas más. Una que me gustaría explorar es a través de la experiencia estética que nos atraviesa, que sentimos sin saber porqué y que estimula nuestra capacidad de asombro.

En los próximos post voy a intentar profundizar en el diseño de software según cada una de estas etapas y desde una mirada integral.

 

compartir...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone